Show / Hide menu view Show / Hide user view
Close

ahorrar con PASS
10 trucos para ahorrar en navidad

Cómo ahorrar en Navidad

 ¿Te estás preguntando cómo ahorrar en Navidad? Entonces has llegado al sitio indicado. Al fin y al cabo, hay determinados momentos en los que los gastos aumentan exponencialmente. Un ejemplo claro son los momentos de fiesta como la Navidad, cuando parece que el dinero no llega para todo. Precisamente por ese motivo, a lo largo del presente artículo vamos a darte unos trucos para que se te haga más fácil gestionar tus recursos. ¡Vamos allá!
 

Los mejores trucos para ahorrar en Navidad f√°cilmente

trucos para ahorrar en navidad

Es posible que no sea la primera vez que has tratado de ahorrar en Navidad. También puede ser que, en esos otros intentos, hayas llegado a la conclusión de que es una misión imposible. No es raro, pues muchos consideran que no es posible ahorrar dinero en fechas tan señaladas. La realidad, sin embargo, es muy diferente.

Lo cierto es que existen numerosos trucos con cuya aplicación es sencillo reducir el nivel de gasto en fechas navideñas. Dado que son bastantes, nosotros hemos seleccionado aquí los 10 más relevantes, debido al nivel de ahorro que reportan y a lo sencillo de su aplicación. Tan solo has de elegir aquellos que mejor se adapten a tu caso e implementarlos cuanto antes para gozar de sus beneficios.

1. Haz un presupuesto para ahorrar en Navidad y no lo abandones

Este es, por encima de todos los demás trucos para ahorrar en Navidad, el que mayor impacto tiene sobre el nivel de gasto. Es muy común que las grandes salidas de dinero ocurran precisamente porque no se establece un control detallado de los gastos. Sin embargo, si se decide de antemano en qué se va a invertir el dinero y cuál va a ser la cantidad asignada a cada concepto, la cosa cambia.

Por ese motivo, un presupuesto es tu mejor herramienta. Decide cuáles van a ser tus planes, regalos, fiestas... A partir de ahí, determina qué vas a necesitar comprar. Finalmente, asigna un precio aproximado a cada uno de esos artículos en atención a su coste en la actualidad. Cierra el presupuesto e intenta no salirte de él para evitar sorpresas y que te sea más fácil recortar gastos.

2. Compra siempre aprovechando descuentos

Comúnmente se considera que la Navidad es una campaña que, debido al aumento de la demanda de una gran cantidad de productos específicos, implica un aumento de precios. Esta afirmación es, en parte, cierta. Sin embargo, puede hablarse de diversas excepciones.

La más evidente de ellas son los descuentos. Con la voluntad de atraer nuevos clientes y de consolidar un flujo de compras durante la Navidad, muchos comercios implementan descuentos muy llamativos. Esto es lo que tú has de aprovechar. En ellos se encuentra el ahorro. Huye de precios exorbitados e inflados y trata de aprovechar aquellas ofertas que vayan a notarse en tu bolsillo. El cambio será real.

3. Echar mano de buenas soluciones de financiación

En tercer lugar, podemos hablarte de un truco bastante avanzado. A diferencia de los demás, para que puedas aprovecharlo necesitas contar con determinada información de la que aquí te vamos a hablar. Nos estamos refiriendo a la financiación ventajosa.

Muy a menudo, el problema con la economía cotidiana recae sobre el descuadre entre los momentos en los que hay ingresos y los momentos en los que hay gastos. Es decir, a veces te ves obligado a afrontar pagos justo cuando no tienes mucha liquidez. Es aquí donde entra en juego la posibilidad de financiar tus compras en Carrefour sin intereses. De esta manera, tienes la posibilidad de comprar todo de golpe justo cuando lo necesitas, pero lo vas pagando poco a poco en diversas cuotas. Muy útil, ¿verdad?

4. Haz uso del DIY

¿Por qué gastar dinero en comprar un artículo nuevo y con sobreprecio cuando podrías fabricarlo tú mismo en tu casa? ¿Por qué regalar un objeto del que hay miles de copias cuando podrías diseñar tú mismo un regalo personalizado y único?

Estas preguntas son las que dotan de protagonismo a lo que es ya una moda muy extendida en Estados Unidos: el do it yourself (DIY), es decir: hazlo tú mismo. Siempre te será más económico comprar diferentes elementos por separado y montar lo que deseas por tu propio pie que adquirirlo ya fabricado. Por eso, todo lo que puedas elaborar por ti mismo (desde decoraciones a regalos, pasando por disfraces o ropa) podrá transformarse en un ahorro claro y evidente.

5. Compara precios para escoger la mejor opción

Muy a menudo, la posibilidad de comprar a buen precio depende de la capacidad de búsqueda. Es decir, cuanto más esfuerzo pongas en encontrar el mejor precio del mercado, más fácil será que puedas acceder a él. Actualmente existen múltiples herramientas que te permiten hacerlo, como Internet. Determina, a partir de tu presupuesto, qué quieres comprar. Seguidamente, busca en Google dónde puedes adquirirlo al menor precio posible. Ten en cuenta que, aunque sea un descuento pequeño, acabarás acumulando un gran ahorro en el largo plazo si lo haces de forma constante.

6. Haz uso de fechas señaladas como el black friday o las rebajas

Más arriba te hemos hablado de la posibilidad que hay en Navidad de aprovechar diversos descuentos de gran atractivo. Pues bien, ahora hemos de insistirte, más que en los descuentos, en determinadas fechas señaladas en las que, comúnmente, los comercios ponen a sus productos los precios más bajos de todo el año.

Te estamos hablando, por supuesto, tanto de la campaña del black friday como de las rebajas de enero. El viernes negro, además, suele extenderse durante una semana o más, por lo que te será más fácil aprovecharlo. Si lo haces debidamente, verás cómo, incluso, cabe la posibilidad de que acabes gastando menos de lo que tenías inicialmente presupuestado (en el caso en el que hayas seguido el primero de nuestros consejos).

7. Comienza tus compras con suficiente tiempo de antelación

¿Alguna vez has comprado un billete de avión? Si es así, habrás podido comprobar que, cuanto más urgente es la compra y más cercana la fecha en la que deseas volar, los precios son más y más caros. Pues bien, con las compras de Navidad ocurre exactamente lo mismo. Si lo dejas todo para última hora, muy probablemente te verás obligado a acabar afrontando unos importes mucho más elevados de los que podrías haber pagado.

En esta línea, haz el presupuesto cuanto antes y comienza la búsqueda de los productos lo más rápido posible. En el caso de los alimentos, además, podrás congelarlos para cuando necesites organizar esa comida especial. ¡Sé precavido y podrás ahorrar!

8. Planea menús alternativos que se salgan de lo más tradicional

Hablando de los precios, es innegable que mucha de la comida más tradicional ligada a la Navidad suele salirse de los precios más comunes. Marisco, bebidas alcohólicas, dulces... Son productos que, si ya de por sí presentan un precio más alto que el de la media de alimentos, durante estas fechas aumenta exponencialmente.

Pues bien, una manera de evitar este escollo es organizar un menú que vaya más allá de lo típicamente navideño. Apuesta por otras posibilidades de precio menos elevado, capaces de ser lo suficientemente satisfactorias, de estar igual de buenas y de suponer una gran celebración, pero sin pagar demasiado. Si lo intentas, seguro que podrás evitarte el gasto de varias decenas (o cientos) de euros.

9. Unifica celebraciones y concentra las fiestas

Imagina que, de manera habitual, haces varias celebraciones en pocos días, todas ellas ligadas a las fechas señaladas de la Navidad. ¿Por qué no pruebas a concentrar las comidas y reuniones más importantes en menos ocasiones? Así, podrás utilizar gran parte de tu presupuesto de manera más localizada, consiguiendo fiestas mejores pero sin necesidad de gastar, en total, más dinero que el resto de años.

Esto no significa que tengas que renunciar a ninguna reunión familiar o celebración, sino que puedes concentrar tu presupuesto en unas pocas ocasiones más especiales. En el resto, puedes optar por decisiones más discretas que te exijan un gasto inferior.

10. Organiza de manera conjunta

¿Por qué no pruebas a repartirte las tareas y los gastos con otros miembros de tu familia o de tu círculo de amistades? Así, si cada uno se encarga de organizar una comida, una entrega de regalos o una celebración, acabaréis distribuyendo gastos de la manera más justa. Tú, por tanto, podrás ahorrar.

En el caso de los regalos, es muy conveniente que elijas los amigos invisibles frente a otras opciones. Este sistema permite que cada persona compre un único regalo y reciba otro, todo con un presupuesto cerrado. Es la manera más barata de regalar durante las fiestas de Navidad.

En conclusión, ahora que conoces cómo ahorrar en Navidad a través de los trucos que te hemos dado, controlar tus gastos será mucho más sencillo. Financiación cómoda, seguimiento de un presupuesto, organizaciones conjuntas... ¡Es fácilisimo! Además, si los aplicas debidamente, no tendrás por qué privarte de nada, ¡tu celebración será tan buena como la de cualquier otro año sin necesidad de gastar en exceso!