Show / Hide menu view Show / Hide user view
Close

Diferencias entre salario bruto y neto


Conocer qué es el salario bruto y el salario neto es de suma importancia, sobre todo, si estás dando tus primeros pasos en el mercado laboral. Además, en la mayoría de entrevistas y ofertas de trabajo, te hablarán de sueldo bruto; y, en la práctica, el sueldo neto será la cantidad líquida que vas a percibir a la semana, cada quince días o al mes, según lo pactado. Ahora bien, vamos a analizar en profundidad ambos conceptos, ya que son de suma importancia en la relación laboral.

¿Qué es el salario bruto?

Diferencias entre salario bruto y neto

El salario bruto hace referencia a la totalidad de los importes (salario base, retenciones, complementos, cotizaciones, etc.) que vienen indicados en la nómina de cualquier trabajador. En otras palabras, el sueldo bruto es la cantidad total del salario antes de que se le apliquen los descuentos correspondientes. Por ejemplo, si te ofrecen un salario de 12 000 € brutos anuales, no vas a recibir 1000 € mensuales (12 000 € x 12 = 1000 €), ya que a esta parte total hay que aplicarle las retenciones y las cotizaciones.

La mayoría de trabajadores están obligados a abonar un porcentaje de IRPF y una cuota a la Seguridad Social. Este impuesto es de pago obligado y grava los rendimientos del trabajo (salarios), entre otros rendimientos y ganancias. La cuota a la Seguridad Social también es obligatoria, ya que con este pago se financia este sistema (desempleo, formación profesional, FOGASA, etc.).

Las cotizaciones y retenciones siempre dependen del salario bruto que tengas. El sistema tributario de España se caracteriza por ser progresivo, es decir, a mayor salario, mayor IRPF y mayor cuota a la Seguridad Social hay que abonar. Cuando recibas tu salario en la cuenta bancaria, tu empresa ya ha practicado la retención del impuesto que te corresponde o la que tú hayas elegido, así como la cuota de la Seguridad Social.

¿Cómo se calcula el sueldo bruto?


Si te preguntan cuánto ganas mensualmente, con toda rotundidad, vas a saber contestar a la pregunta. No obstante, si te preguntan cuál es tu sueldo bruto, es probable que tengas que hacer algún cálculo. Ahora bien, ¿de qué se compone el salario bruto?

  • Devengos. Esta parte hace referencia al salario base, a los complementos salariales (nocturnidad, transporte, etc.) y a la parte proporcional de las pagas extras, si están prorrateadas.
  • Base de cotización. A la parte indicada anteriormente, hay que sumarle esta cantidad. A la base de cotización, hay que restarle el importe que hayas percibido en concepto de prestaciones de la Seguridad Social, las dietas, las horas extraordinarias y la indemnización en caso de despido.

Si quieres obtener el salario bruto mensual, tan solo tienes que realizar una suma con las cantidades antes indicadas. En cambio, si quieres obtener el importe anual, tienes que dividir el resultado de la suma entre el número de pagos mensuales. Hay que tener en cuenta que las pagas pueden estar prorrateadas, es decir, la división será entre 12. Sin embargo, si te pagan un salario extra en diciembre y otro en junio, la división será entre 14.

El sueldo bruto es muy importante, ya que te permitirá conocer la cantidad que vas a percibir con base en la prestación por desempleo o incapacidad común, por ejemplo.

¿Qué es el salario neto?


El salario neto es el resultado de aplicar las retenciones en fiscalidad al salario total que te han ofrecido o has pactado de forma previa a la incorporación al puesto de trabajo. En resumen, es la cantidad que percibe el empleado en su cuenta bancaria, una vez la empresa ha aplicado las retenciones fiscales correctas, según cada caso.

Determinar el salario neto es más complicado que calcular el salario bruto, dado que el resultado puede variar. Cada trabajador tiene una casuística distinta (tipo de contrato, circunstancias familiares, etc.). Por lo tanto, es habitual que, con el mismo salario bruto, dos trabajadores cobren un salario neto distinto. La cantidad neta depende de varios factores:

  • IRPF. El impuesto sobre la renta es clave a la hora de determinar el salario neto y, además, dependerá del tipo de contrato, del salario bruto anual y de las circunstancias personales y familiares. En la red hay numerosas herramientas para calcular el IRPF que tienen que aplicarte. No obstante, siempre vas a tener la posibilidad de solicitar a la empresa que retenga más o menos cantidad.
  • Cuota de la Seguridad Social. La cuota que tu empresa te retiene, como cotización a la Seguridad Social, también varía en función del tipo de contrato (temporal o indefinido).

¿Cómo se calcula el sueldo neto?


El cálculo del salario neto es muy sencillo. Tienes que conocer el salario bruto anual y, con base en ese dato, determinar el porcentaje de IRPF que te corresponde, teniendo en cuenta tus circunstancias personales (estado civil, hijos, minusvalía, etc.). Además, el tipo de contrato es muy importante, ya que, si es temporal, la retención mínima que se aplica, normalmente, es un 2 %, siendo superior en un contrato indefinido.

Para conocer con exactitud el salario neto, tienes que aplicar el porcentaje de IRPF que te corresponde y restarlo del importe total. A continuación, tienes que dividir el resultado final entre 12 o 14 pagas, dependiendo de si las pagas extraordinarias se abonan dos veces al año o, en cambio, las tienes divididas según los pagos mensuales. A su vez, tienes que descontar del salario bruto anual la cuota de la Seguridad Social que te corresponda.

Puedes conocer las bases y los tipos de cotización establecidos por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en su página web. Además, si tienes dudas sobre qué tipo de retención fiscal se te tiene que aplicar, te recomendamos que contactes con tu empresa para que calcule cuál es el porcentaje de IRPF que más te conviene.

En resumen, conocer el salario bruto, con el fin de determinar el salario neto, es de suma importancia para todos los trabajadores. Una correcta retención fiscal en la renta permitirá que no tengas que pagar a la administración tributaria en la declaración anual.