Show / Hide menu view Show / Hide user view
Close

¿Es posible jubilarse a los 50? Te contamos 3 pasos para alcanzar la libertad financiera


Muchas veces, cuando ves a los profesionales de 30 o 40 años, piensas que les falta mucho tiempo para jubilarse. Sin embargo, siguiendo los pasos correctos, es posible alcanzar la libertad financiera para lograr dejar de trabajar a los 50 años. Descubre la fórmula perfecta para poder vivir jubilado al cumplir los 50.

La libertad financiera y cómo conseguirla

Jubilarse a los 50

La libertad financiera debería ser un derecho a tener desde que naces. Es decir, para conseguir dinero, no es necesario quitárselo a otro, ya que en el mundo hay suficiente riqueza para que todos puedan sacarle partido. Puedes lograr el dinero que necesites para vivir y crear negocios de éxito sin problemas. La independencia financiera es, por tanto, un objetivo que debes ganarte.

Aprovecha el factor tiempo y crea ingresos pasivos


Uno de los primeros pasos que debes dar está relacionado con el factor tiempo y, sobre todo, con crear ingresos pasivos. Se suele decir que el tiempo es oro y esto resulta totalmente cierto. Si eres joven, una pequeña cantidad de dinero puede significar un enorme beneficio a largo plazo. 

Mediante la fórmula del interés compuesto puedes conseguir que tu dinero se multiplique sin hacer absolutamente nada. Su crecimiento es totalmente autónomo y solo debes ser capaz de coger ese capital y no destinarlo a nada más que a hacerlo crecer

¿Cómo puedes conseguir esto? La cantidad que inviertes te da hoy un interés determinado. No obstante, si vuelves a invertir esta cantidad inicial, junto con sus intereses devengados, el interés es totalmente exponencial. A largo plazo, consigues unos ingresos extras realmente interesantes. De hecho, uno de los productos financieros más populares relacionados con la jubilación es el denominado PIAS

Pongamos, por ejemplo, que inviertes 1000 euros a un tipo de interés del 8 %. Sin hacer nada más, al cabo de 50 años habrás obtenido un total de 46 092 euros sin haber invertido un solo euro más. Lo bueno es que esta fórmula resulta válida con 1000, 500 o 100 euros. Con los que puedas invertir en ese momento. Además, puedes retirar el dinero antes, habiendo obtenido una menor rentabilidad

Los ingresos pasivos son otra forma de que puedas obtener tu libertad económica. Además de los intereses exponenciales, existen otras formas de ganar dinero. Por ejemplo, escribir un libro solo será necesario que lo hagas una vez, pero puedes estar vendiéndolo durante toda la vida. Esto trabajando una vez te generará ingresos de forma recurrente.

Lo mismo ocurre con las participaciones en sociedades mercantiles o acciones bursátiles que sean rentables. Te permitirá obtener un beneficio anual en forma de dividendos. Lo mismo ocurre con los productos digitales o las fotografías. Son tipos de trabajo que se llevan a cabo una sola vez, pero sirven para toda la vida.

Diversificar las fuentes de ingresos


Depender de una sola fuente de ingresos significa estar atado a una empresa y a que te paguen a final de mes. Así es imposible llegar a ser libre, económicamente hablando. Al igual que ocurre con la gestión de tus finanzas, la diversificación es una de las claves que debes aplicar.

Buscar trabajo es incompatible con la libertad, ya que siempre vas a depender de que te pague el que te contrate y nunca serás capaz de hacer las cosas por ti mismo. En este caso, debes ser capaz de encontrar tus propias fuentes de ingresos para que seas tú el que tengas el control en todo momento

Una estupenda forma de monetizar tu conocimiento es a partir de la creación de productos, principalmente, digitales que muestren información sobre determinados temas en los que puedas ser experto. Puedes elegir el formato ebook, webinar, tutorial, audio o vídeo. En el que te sientas más cómodo. Es una gran forma de monetizar tu conocimiento para que te pueda dar ingresos lo antes posible. 

De hecho, el marketing de afiliados es otra excelente forma de ganar dinero de esta forma. Aprovechando estos productos digitales que puedas crear, con un simple enlace a productos de Amazon relacionados con tu conocimiento, puedes conseguir ingresos extras, si vendes dichos productos. Imagina que eres experto en cámaras fotográficas. Haces reseñas hablando sobre las ventajas de un determinado tipo de cámara y, posteriormente, las enlazas con el propio producto en Amazon. Si el usuario compra la cámara, tú te llevarás una comisión sin hacer nada.

Este procedimiento, en términos económicos, se conoce como apalancamiento. Mediante el uso de palancas podrás multiplicar los efectos de tu trabajo y tus esfuerzos. Un trabajo de oficina puedes ser muy rentable, pero siempre cobrarás lo mismo, por muy bueno que seas. Aquí, en cambio, todo el dinero que produzcas es para ti.

Uso de redes comerciales


En el libro Padre rico, padre pobre, de Robert Kiyoshaki, se utiliza una metáfora realmente acertada en este caso. Un hámster produce cuando corre en la rueda, pero, cuando no lo hace, no aparecen ingresos. Esto, asociado a tu trabajo, significa que, si no acudes a la oficina, no podrás producir ingresos. 

¿Qué debes hacer en estos casos? Establecer diferentes sistemas de vendedores afiliados que vayan a comisión. De esta forma, el trabajo lo hacen ellos y tú eres libre, económicamente hablando, y obtienes ingresos por las ventas de otros. Apuesta por los contactos. Si tienes diez y eres capaz de multiplicarlos por esa misma cifra, a través de ellos, conseguirás que tus ingresos crezcan de forma exponencial.

Como ves, existen muchas formas de generar ingresos y ser independiente, a nivel económico. Sin embargo, también es fundamental que lleves un buen control de tus finanzas. No sirve de nada planificar toda esta estrategia si luego vas a derrochar lo que ganes. Establece planes de gasto que sean sostenibles en el tiempo y nunca gastes por encima de tus posibilidades. De hecho, poner a trabajar el dinero que puedas ahorrar te servirá también para obtener más ingresos, con el tiempo.

Como conclusión, en la libertad financiera, el factor tiempo, el interés compuesto y los contactos son algunas de las tres claves principales para lograr este objetivo que tanto ansías.