Show / Hide menu view Show / Hide user view
Close

¿Qué es el Pin y para qué sirve?


El pin nos acompaña en todas las transacciones que realizamos en el cajero o en internet. Sin embargo, no siempre se conocen todas sus características. ¿Te apetece descubrir algunas curiosidades sobre esta contraseña?

¿Qué es el Pin y para qué sirve?

Que es el pin

En 1967. John Shepherd-Barron creó el primer cajero automático en un banco en Enfield. Invitó a Reg Varney, un actor, a que sacase dinero. Todavía no existían las tarjetas de crédito.

Sin embargo, John consideró esencial crear un sistema de seguridad eficaz. Le preguntó a su mujer que cuántas cifras podría recordar y le dijo que cuatro. Acababa de inventarse un sistema usado por millones de personas al día.

¿Qué significa pin?

Personal identity number (número de identificación personal). Tu clave pin es siempre personal e intransferible. Tu tarjeta o cuenta corriente se asocia a cuatro dígitos que solo tú puedes modificar a tu gusto.

¿Cómo se obtiene el pin?

Para obtener la clave pin debes solicitar antes una tarjeta de crédito o débito. También se te ofrece para acceder a la web de tu banco. El sistema lo genera automáticamente.

Si acudes a una oficina, se te entregará en un papel sellado. Si operas por internet, se te enviará cifrada. En ambos casos, solo tú conocerás los cuatro dígitos correspondientes.

¿Puedes solicitar una clave pin?

La pregunta cómo obtener una clave PIN tiene una segunda respuesta. En caso de pérdida, puedes indicarle a tu banco que te entregue una nueva clave.

Lo habitual es que tengas que contactar con la entidad y explicar lo sucedido. Se te enviará por correo para que recuperes la operatividad de tu cuenta o tarjeta. En ocasiones, dependiendo de cada caso, es posible que se te ofrezca un pin temporal.

¿Es posible cambiar el número de pin?

Sí. Para mayor seguridad, y para evitar que se te olvide, es siempre recomendable modificarlo. Puedes hacerlo fácilmente siguiendo estos pasos:


  • Ve a un cajero automático de tu banco.
  • Introduce tu tarjeta de débito o crédito.
  • Teclea tu pin en vigor.
  • Selecciona una de las siguientes opciones: «otras operativas» o «configuración».
  • Busca la opción «cambiar pin».
  • Teclea tu nuevo número de pin. Vuelve a hacerlo para confirmar el cambio. Pulsa en «aceptar».


¿Qué tipo de números has de evitar?

A la hora de elegir el nuevo número, debes tener en cuenta algunos aspectos. Se te aconseja que no uses:


  • Tu año de nacimiento.
  • Los últimos dígitos de tu tarjeta de crédito.
  • La repetición del mismo dígito o una serie del tipo 1234.


No olvides que cualquier delincuente puede encontrar esta información en internet. El empleo de programas para desbloquear claves vulnerará antes las contraseñas más sencillas o las relacionadas con tus datos personales. Utiliza, por lo tanto, cifras que puedas recordar, pero algo más complicadas de descubrir.

¿Qué sucede si se te ha olvidado tu pin, pero no quieres cambiarlo?

Siempre puedes contactar con tu banco, pero hay otra alternativa que quizás desconozcas:


  • Descárgate la aplicación para teléfonos móviles de tu banco.
  • Entra en la sección de las tarjetas de crédito o débito.
  • Selecciona aquella cuyo pin quieras conocer.
  • Haz clic en «más información» o «configuración».
  • Busca la opción de consultar el número pin.


Para evitar este tipo de procesos, es siempre recomendable anotar el número o usar uno que recuerdes. En cualquier caso, tu banco siempre te ayudará a renovarlo con facilidad.

¿Qué ocurre si se bloquea tu tarjeta porque no recuerdas el pin?

En ocasiones, especialmente cuando acabas de recibir tu tarjeta, si no introduces el número correcto, tras tres intentos, el cajero automático lo bloquea por seguridad. El proceso a seguir es el siguiente:


  • Accede a tu cuenta online usando la contraseña para la aplicación o la página web de tu banco.
  • Entra en la sección de tarjetas.
  • Selecciona la tarjeta bloqueada.
  • Tu banco te enviará una clave a tu teléfono móvil para que puedas activarla.
  • Vuelve al cajero para utilizarla. Comprueba que está totalmente operativa.


En estos casos, se usará el SMS o el envío a una dirección de correo electrónico concreta para poder activar tu tarjeta. Si lo consideras oportuno, cambia tu número de pin.

¿Por qué es tan importante el pin?

Básicamente, porque sus cuatro números confirman que quien realiza la operación eres tú. Incluso si te roban la tarjeta, resultará imposible emplearla si no se introduce la clave. De tratarse de un uso fraudulento, recibirás un SMS para que puedas anular el pago realizado.

Podría afirmarse que el uso de esta clave es similar al de la huella dactilar. Valora la posibilidad de cambiar el pin periódicamente. Si compras por internet de forma habitual, es una buena medida. Mejor todavía si no utilizas parte de la clave en el acceso a las páginas web donde realizas tus pedidos. Cualquier pista podría acarrear graves consecuencias.

¿Cuál es el futuro del pin?

El avance de la tecnología ha terminado por poner en entredicho su seguridad. Los bancos han de realizar un esfuerzo continuado para proteger tus cuentas. Primero llegó la posibilidad de usar la huella digital, ahora se está probando ya el reconocimiento facial.

Al abrir una cuenta en internet se te puede solicitar una fotografía e incluso una videollamada. El objetivo es conseguir que, al ir al cajero, se pueda reconocer tu cara. Solo así se conseguirá proteger mejor tus finanzas.

Sin embargo, el pin no va a desaparecer, ya que sigue siendo imprescindible para operaciones en internet. Lo que quizás se promulgue sea una política de cambio periódico. En algunos casos, tras indicarle al banco cuál es el que empleas para acceder a tus cuentas, se te insta a cambiarlo inmediatamente. No olvides que los amigos de lo ajeno trabajan de forma incansable para vulnerar miles de contraseñas cada día. En tus manos está la posibilidad de evitar que alguien termine gastando tu dinero.

Esperamos haberte aclarado por qué el pin es tan importante y cómo puedes sacarle el máximo partido. Elige bien los números y no tendrás ningún problema. El objetivo más importante es que seas tú quien disfrute de tus ahorros. La seguridad sigue siendo indispensable para ganar en tranquilidad.