Show / Hide menu view Show / Hide user view
Close

¿Qué es el Tin?


Actualmente, la mayoría de nosotros tenemos contratos bancarios. Sin embargo, al echar un vistazo a estos contratos, a veces aparecen términos que no entendemos. Es normal que después de un rato acabes pensando, "¿Qué es el TIN?". Nadie nace sabiendo, pero para ayudarte a entender la realidad de las finanzas y los productos que tienes contratados, vamos a explicarte algunos conceptos básicos y no tan básicos. Empezaremos por el TIN, un tipo de interés que a menudo aparece junto a otras palabras como "TAE".

¿Qué es el TIN?

Que es el TIN

Empecemos por el principio. Seguramente hayas oído hablar de esta palabra de tres letras cuando has ido a contratar un producto financiero. También es probable que en el momento no tuvieras mucha idea de lo que significaba TIN. Las siglas corresponden a Tipo de Interés Nominal.

Los tipos de interés son algo que ya domina más gente, pero aún así, hay una gran diferencia entre saber qué significa la palabra y entender la idea. Los intereses son el precio que pagas por el dinero prestado. Cuando el banco te ofrece un préstamo, tu te encargas de pagar los costes de utilizar un dinero ajeno, en este caso del banco.

Si depositas tu dinero en un banco y accedes a financiar con él distintas actividades, entonces te pagan intereses a ti por "prestar" parte de tu dinero para distintas iniciativas. El tipo de interés solo hace referencia al porcentaje del total que vas a tener que pagar extra por tomar ese dinero prestado.

Teniendo esto bien claro, podemos entender que el Tipo de Interés Nominal o TIN es el beneficio que obtiene el banco cuando te presta dinero. No solo se aplica a préstamos como tal, sino también para hipotecas. El TIN sirve para conocer el porcentaje del dinero que pagarás por el préstamo.

A veces, puede beneficiar al banco, pero también al cliente. Como hemos señalado antes, el banco dispone de tus ahorros para invertir en diversas iniciativas o utilizar tus fondos para hacer diferentes pagos. Mientras, tu dinero sigue seguro en tu cuenta y cuando vayas a sacarlo, allí estará esperándote. Es lo que se denomina el dinero fiduciario, basado en la confianza de que el sistema funciona y de que si mañana vamos al banco, allí estarán nuestros ahorros y podremos sacar lo que necesitemos.

¿Qué importancia tiene el TIN para los consumidores?


El TIN tiene algunas aplicaciones útiles junto con el TAE, que seguro que te suena de haberlo escuchado en anuncios de televisión. Para empezar, sirve para hacer un cálculo del dinero que deberás pagar en cada cuota cuando adquieres un préstamo, sin importar en principio el fin de éste.

Después, estos elementos son necesarios para saber los beneficios de invertir en productos, como depósitos a plazo fijo o depósitos de ahorro. Como hemos mencionado, los intereses no siempre benefician al banco. En el caso del préstamo, sale beneficiado el banco, pero en el caso de los depósitos, no.

Comprender el TIN es una manera de saber el porcentaje que te van a ofrecer por un préstamo. Así, puedes comprobar entre las distintas entidades. Si ya confías en una entidad en concreto, sabrás leer y entender el contrato. A menudo, por cuestiones del mercado, este tipo de coeficientes varía.

Entenderlo todo sobre el TIN será la mejor manera de que no te pille de sorpresa o no comprendas cómo afectan estas variaciones a tu producto bancario. Si tienes pensado invertir, el TIN te permitirá saber quién te da más por tu dinero. Puesto que todas las entidades van a invertir tu dinero, puedes guiarte por este coeficiente para saber cuál te da mayor rentabilidad.

¿Como se fija el valor del TIN? ¿Quién lo fija?


Este tipo de porcentaje lo establecen las entidades bancarias mismas. Saben así que, a la hora de elegir un valor del TIN, están siendo comparados en todo momento con la competencia. Pero el TIN no se fija solo con criterios comerciales o de mercado, sino que se atiende a varias razones:

  • La primera es el riesgo. Como todo préstamo, hay un riesgo de que no se devuelva o de que no se consiga pagar uno o varios plazos a tiempo. Los bancos tienen medidas pensadas para estas situaciones. Sin embargo, la mejor manera de evitar que pasen es colocando intereses que persuadan a aquellos con poca capacidad de devolver el préstamo o con un historial de insolvencia habitual.
  • Continuando con el riesgo, encontramos el riesgo regulatorio, o, lo que es lo mismo, el riesgo de que haya cambios en la ley. Esta puede cambiar y obligar a algunas de las partes a pagar más de la cantidad acordada.
  • Por último, tenemos el riesgo habitual en la economía: la inflación. Si suben los precios, se devalúa no sólo el dinero en general, sino también el préstamo recibido, ya que pierde valor. En este caso, sería el banco el que percibiría al final el mismo dinero, pero con menos valor de mercado. 

¿Cómo calcular el TIN en una Hipoteca?


El TIN es un porcentaje fijo que se mantiene mientras dure el préstamo. Sin embargo, algún apartado de este puede variar. Esto tiene una justificación, ya que el TIN se calcula en base al euríbor más un canon aplicado por el banco.

Recordamos que el citado euríbor es un valor de referencia de media de los tipos de interés que se aplica al prestarse dinero entre bancos en Europa. El valor de este no viene fijado por ninguna de las parte firmantes, ni el banco ni el cliente.

El segundo elemento a tener en cuenta es la parte que añade el banco al TIN. Esta es fija y no será modificada, ya que forma parte del acuerdo original de la entidad. Eso sí, varía en función de cada banco y debe ser verificada si estamos comparando productos y entidades.

En conclusión, la manera más sencilla de calcular el TIN es sumar el euríbor al apartado que añade el banco. Así tenemos ya la tasa de interés nominal. Sabiendo esto, iremos mucho más tranquilos a la hora de revisar contratos y comparar ofertas bancarias.