Show / Hide menu view Show / Hide user view
Close

¿Qué es el vishing y cómo puedes evitarlo?


¿Sabías que el vishing es una técnica que cada vez está más de moda? Por desgracia, no hablamos de una buena práctica, sino más bien de todo lo contrario, ya que es un engaño con el que se pretende robar los datos de una tarjeta de forma fraudulenta. Y sí, es algo que sigue ocurriendo puesto que los ciberdelincuentes siempre están buscando formas de hacer daño mediante el uso de la tecnología.

Todo sobre el vishing

Que es el vishing

La banca moderna está introduciendo de manera continua nuevas fórmulas para mejorar la seguridad en las aplicaciones móviles y las transferencias online, pero debes tener mucho cuidado al respecto. ¿Por qué te lo decimos? Porque los delincuentes virtuales se aprovechan de la aceptación de estas comunicaciones telemáticas para hacerse pasar por otras personas y así robar tu dinero.

Dicha palabra tiene origen en los vocablos ingleses voice y phishing. De hecho, podemos entenderla como otra forma de phishing o robo de identidad, aunque usando el teléfono y su conexión a Internet. Los delincuentes utilizan las líneas de teléfono junto con otros servicios digitales para llevar a cabo el delito, usando también la tecnología de voz IP o voz automatizada.

El procedimiento del vishing


Los atacantes intentan confundir a la víctima haciéndose pasar por la entidad financiera en la que ellos tienen su dinero. Con el objetivo de conseguir los datos financieros de una persona, el procedimiento comenzaría con un sistema de marcado automático y cuando alguien responde, se le da un aviso de que alguien está usando su tarjeta bancaria, ofreciendo un teléfono de contacto para solventar la supuesta anomalía.

Es lógico que nos alteremos si esto ocurre. Sin embargo, la trampa está en que una vez que las personas llaman al número indicado, se les piden los números de la tarjeta junto con la fecha de expiración y la clave personal. Si las personas que caen en el engaño, ceden todos los datos para que el atacante, más tarde, haga uso de esa tarjeta para su beneficio personal.

¿Es posible evitar el vishing?


Es cierto que los delincuentes están pendientes de todos los avances en ciberseguridad. De ahí que sea tan importante seguir algunos consejos como los que te mostramos para evitar la cesión de los datos de nuestra tarjeta de débito o crédito:

  • No des información personal ni financiera por teléfono. Hablamos de tu dinero y lo mejor es que si recibes esta llamada, vayas directamente a la entidad financiera para comprobar presencialmente si ha habido un supuesto fallo como te comentan por teléfono, pero nunca informes de tu usuario y contraseña, números de la tarjeta o tu nombre completo.
  • Contacta con tu entidad financiera por sus teléfonos oficiales de atención al cliente. No llames de nuevo a ningún número que no sea el oficial y si no estás seguro de número correcto, háblalo con algún familiar para que te ayude.
  • No respondas a promociones fraudulentas. Es posible que te envíen enlaces para participar en promociones de tu entidad bancaria, pero si no estás seguro, es mejor que llames para comprobar si la oferta es veraz y no un engaño.
  • No contestes mensajes o correos electrónicos sospechosos. En la misma línea de lo anterior, no debes responder a números que no conoces ni a emails que tengan una dirección sospechosa o un remitente desconocido.
  • Verifica si te contactan de una entidad financiera. Es posible que te llamen de un banco, pero debes verificar la identidad, y, si la llamada es fraudulenta, es conveniente que des el aviso para que lo solucionen y así prevenir otras estafas de tu mismo banco con otros clientes. En caso de que te manden un mensaje de texto o un correo electrónico, recuerda que los bancos no piden datos personales ni financieros, por lo que si te los piden, es posible que sea una estafa.

¿Cómo me enfrento a estos ataques?


Todas las personas debemos estar alerta ante este tipo de situaciones y toda información es poca pero, como hemos comentado, los delincuentes se adaptan a todas las circunstancias. Por tanto, tiene una mayor importancia si cabe que el usuario tenga más responsabilidad en este sentido y no ceda sus datos sin estar completamente seguro.

Además, las entidades bancarias, con la finalidad de evitar estos ataques y proteger a sus clientes, ponen a disposición de las personas las distintas formas que existen para contactar con ellos por sus canales oficiales, ya sea por teléfono o por correo electrónico. Por tanto, si te llaman de un número que no conoces y te dicen ser de una entidad financiera, comprueba en sus medios oficiales si ese teléfono es de ellos.

En caso contrario, no devuelvas la llamada, aunque te digan que tu tarjeta está siendo usada. Es más, los delincuentes suelen jugar con los nervios de las víctimas y buscan crear el mayor alarmismo posible. De este modo, si has atendido la llamada y te dicen que están usando tu tarjeta, espera para ver si te hacen más preguntas, y en ese caso cuelga de inmediato.

Otro consejo es descargar una aplicación en tu teléfono para el rastreo de las llamadas o buscar el número por Internet puesto que, en muchas ocasiones, ya hay comentarios negativos sobre esos números maliciosos. En ese caso, bloquea la llamada de inmediato y avisa al banco para que sepan que están llamando a los clientes en su nombre. También recomendamos que bloquees los números cuando estés seguros de que se trata de un fraude.

El dominio de la terminología bancaria


Para tener una mayor seguridad, puedes acudir a una sucursal de tu banco para que te indiquen los procedimientos que llevan a cabo para comunicarse con sus clientes y así tendrás una herramienta más para evitar que roben tus datos personales y bancarios.

En resumen, la técnica del vishing es muy usada para pedir datos bancarios y operar con ellos, por lo que debes estar alerta y nunca facilitar tus datos por teléfono o por correo electrónico. En caso de detectar un posible fraude, es recomendable que avises a tu entidad bancaria.