Show / Hide menu view Show / Hide user view
Close

¿Qué es la tecnología 'contactless' o pago sin contacto?


El contactless es un método de pago que se realiza mediante la comunicación NFC, lo que hace que no se necesite contacto para llevarlo a cabo. Este tipo de tecnología se implementa en las tarjetas de crédito o débito, los relojes, los llaveros, tu móvil u otros lugares que desees. Se trata de un tipo de pago que es muy apreciado por los consumidores más exigentes, puesto que puede aportarte un gran número de ventajas. La digitalización de los pagos es totalmente segura, y, gracias a ello y su comodidad, goza del favor del público. A continuación, un repaso de las principales características de esta clase de tarjeta. 

El contactless es un pago que te proporciona grandes facilidades

Contactless

Es una tecnología de comunicación que permite que los datos se transfieran entre dos dispositivos distintos sin que tengan contacto entre ellos, siempre y cuando estén a pocos centímetros de distancia. Te seguimos contando más sobre este medio de pago.

¿Cómo funciona?


Este tipo de comunicación inalámbrica funciona con tan solo acercar la tarjeta o cualquier otro dispositivo a donde esté el punto del terminal de venta. Como te hemos mencionado, funciona gracias al Near Field Communications, es decir, al NFC. La transmisión de los datos es instantánea. Esta tecnología procede de las etiquetas RFID Radio Frecuency Identification, que son circuitos integrados con capacidades de memoria que se encuentran en, por ejemplo, sistemas de seguridad para abrir puertas o las tarjetas de transporte.

La antena del NFC posibilita que tu tarjeta, dispositivo móvil o reloj inteligente, si tiene esta tecnología, pueda conectarse cuando lo desees con el TPV y realizar tus pagos cómoda y fácilmente. Mediante el uso de la radiofrecuencia, se produce una interacción en dos direcciones, siempre y cuando estos estén a pocos centímetros. 

Las ventajas de esta tecnología


El pago sin contacto aporta muchas ventajas a la hora de realizar el pago con tus tarjetas. Ahora que conoces cómo funciona, vamos a analizar todos sus beneficios. 

1. No tiene coste adicional


El hecho de que pagues sin contacto no implica que tengas que abonar una cantidad adicional. Es una funcionalidad en el pago que puedes utilizar sin coste extra alguno. 

2. Es más cómodo


Con este tipo de tecnología, estarás mucho más cómodo pagando. En primer lugar, porque no tendrás que llevar encima ni billetes ni monedas, que son mucho más molestos. Por otro lado, porque te ahorras todos los problemas posibles de que el lector de banda falle o la tarjeta te obstaculice el pago por el desgaste del chip. Al no haber contacto, el chip se mantiene nuevo durante un mayor periodo de tiempo.

3. El control de tus gastos


Además de ser más cómodo, pagando siempre con esta tecnología, tus gastos quedarán registrados y podrás tener un mayor control de ellos. Siempre que quieras, podrás hacer cuentas y conocer en qué gastas tu dinero.

4. Es mucho más rápido


El pago se realiza mucho más rápido que cuando pagas en efectivo o utilizando el lector de bandas o TPV, ya que se realiza una lectura instantánea. ¡No tendrás que estar esperando el cambio o a que se produzca la lectura de tu método de pago!

5. Es seguro


Tus operaciones se realizarán de un modo totalmente seguro. La primera razón es que, para que se pueda producir la transmisión de datos, los dispositivos que se van a comunicar tienen que estar cerca. Habitualmente, si hay algo de por medio (por ejemplo, tu cartera o el bolsillo de tu chaqueta), es sencillo que se interrumpa la conexión y sería imposible el robo de este modo. En segundo lugar, porque, igualmente, puedes habilitar la cantidad mínima que desees para que se te pida el PIN cuando hagas un pago o, por ejemplo, tener que confirmar el pago desde el teléfono móvil. 

6. Las cantidades son flexibles


No hay una cantidad mínima que se te exigirá para pagar mediante esta tecnología. Por tanto, puedes usarla tanto para grandes pagos como para cantidades más pequeñas. ¡Tendrás la posibilidad de utilizar esta forma de pago como método habitual y olvidarte de tener que llevar dinero en efectivo!

7. La estabilidad de los pagos electrónicos


La tecnología implantada en todas las tarjetas europeas ha hecho que se estabilicen los pagos electrónicos. Por tanto, estos pagos, ya normalizados, se llevan a cabo en un entorno de transacciones mucho más fiable, puesto que se ha incrementado de forma considerable su seguridad.

8. Tus datos están a salvo


Tus datos están a salvo con este tipo de tecnología. Aunque al principio el chip tenía encriptada toda la información personal del titular, como su nombre, el número de tarjeta y la fecha de caducidad, este fallo de seguridad ya ha sido corregido. Ahora, esos datos solo van impresos en el plástico y toda tu información personal está tan a salvo como tú quieras.

¿Te expones a algún tipo de peligro?


El único peligro al que te expones es completamente evitable y este se produce en la descarga de aplicaciones que contengan algún tipo de malware. Si ves que te solicita conectar por bluetooth wifi con tu tarjeta, no aceptes y no será posible que extraiga la fecha de caducidad de la tarjeta o su número. Si aun así quieres tener precauciones extra, a pesar de que sea necesaria la proximidad para la extracción de datos, una posibilidad es que utilices una billetera de aluminio. Al ser un material conductor, estarás totalmente protegido de que se produzca la transmisión.

En conclusión, el contactless permite que puedas realizar tus pagos mediante una tecnología de comunicación inalámbrica sin que tengas que pasarla por un lector de bandas o el TPV. Además, al funcionar a muy corta distancia, no supone grandes riesgos reales, si bien sí que te aporta un gran número de ventajas como consumidor. Nos referimos, entre otras, a la comodidad de no tener que llevar monedas encima, a la flexibilidad en los pagos, a la rapidez y al propio hecho de que no tenga un coste adicional.